Sistema circulatorio

¿Qué es el sistema circulatorio y cuál es su función?

El sistema circulatorio es el encargado de transportar la sangre a todos los lugares del organismo y traerla de regreso al corazón. Esto lo realiza gracias a la incansable acción de bombeo del corazón que envía la sangre a los vasos sanguíneos que se distribuyen por todo el cuerpo.

La sangre transporta el oxígeno y los nutrientes a todos los tejidos con la finalidad de que estos mantengan la actividad vital. De igual forma recoge el dióxido de carbono y los desechos que deben ser eliminados.

¿Qué órganos forman el sistema circulatorio?

            Los órganos que forman el aparato circulatorio son: el corazón, como eje principal y bomba que impulsa la sangre con cada latido, las arterias, venas y capilares encargadas de la distribución de la sangre a los órganos y tejidos.

El corazón se divide en cuatro cámaras, dos ventrículos y dos aurículas. Los ventrículos se encargan de bombear la sangre, mientras que las aurículas reciben la sangre que retorna al corazón.

La sangre que sale de los ventrículos pasa a las arterias y de éstas se distribuye a la distintas redes de de vasos sanguíneos que se van haciendo cada vez más pequeños hasta llegar a los capilares. Una vez que se ha hecho el intercambio gaseoso y de nutrientes, la sangre retorna al corazón a través de las venas, desembocando en las aurículas.

¿Cómo se divide el sistema circulatorio?

Podemos distinguir dos circuitos circulatorios, que están separados pero conectados uno con el otro. Estas son la circulación sistémica o mayor y la circulación pulmonar o menor.

Circulación sistémica:

En la circulación sistémica la sangre sale del ventrículo izquierdo y se distribuye a los capilares de todo el cuerpo, para aportar oxígeno y nutrientes a todas las células. Luego la sangre regresa hasta la aurícula derecha por las venas.

Circulación pulmonar

En la circulación pulmonar la sangre recibida en la aurícula derecha, que viene cargada de dióxido de carbono, pasa al ventrículo derecho y de este a la red de capilares que se encuentran en los pulmones. En los pulmones se realiza el intercambio gaseoso y de allí la sangre regresa al la aurícula izquierda.

De la aurícula izquierda la sangre pasa al ventrículo izquierdo y vuelve a iniciar el ciclo circulatorio.